Saltar al contenido
Te ofrecemos configuración remota de equipos y envíos gratis en pedidos mayores a $6,400 pesos con marcas participantes.
Te ofrecemos configuración remota de equipos y envíos gratis en pedidos mayores a $6,400 pesos con marcas participantes.
Adiós a los alumnos modificando sus calificaciones con estos tips

Adiós a los alumnos modificando sus calificaciones con estos tips

La educación en línea es mucho más que impartir clases mediante videoconferencias. La pandemia consecuencia del Covid-19 provocó que durante casi todo el 2020 las escuelas y universidades cerraran sus puertas y que las clases se llevaran a cabo de forma remota a través de plataformas online.

Algunas instituciones educativas ya contaban con plataformas para trabajar en línea, mientras que otras tuvieron que dar un salto apresurado para atender las necesidades de los alumnos de forma inmediata.

Este aumento desmedido y repentino en los usuarios de las plataformas educativas a través de internet aumentó el riesgo que recibir ataques informáticos contra el sistema de educación. Si las escuelas de todos los niveles no toman en serio estas medidas de prevención y seguridad se corre un alto riesgo de comprometer la información del personal docente y alumnos. Esto cobra especial riesgo cuando hablamos que la identidad e información de menores de edad está en juego.

Por un lado, tenemos el riesgo al que se expone la información personal de los alumnos. Si la plataforma de educación no cuenta con los protocolos de seguridad actualizados es posible que los piratas digitales roben información personal, tal como nombres completos, dirección, mensajes enviados, contraseñas y demás. Además, recordemos que al estar estudiando desde casa los alumnos utilizan dispositivos personales que están conectados a una red doméstica con los dispositivos del resto de la familia, por lo que basta un solo virus para infectarlos y afectarlos a todos.

La otra cara de la moneda es la información resguardada por la institución académica. La situación actual las convierte en un blanco fácil para el robo de información, incluso pueden llegar a ser atacados por sus propios alumnos con la intención de modificar sus calificaciones, lo cual además de ser poco ético y carente de valores, representa riesgos digitales importantes.

Los piratas informáticos utilizan cualquier vulnerabilidad para obtener acceso a la información resguardada, lo que no solo representa una peligrosa fuga, sino un riesgo a que sea mal utilizada o alterada.

Una forma eficiente de mantener la seguridad de los datos es utilizando plataformas de terceros. Son muchas las instituciones que ya cuentan con un servicio de clases en línea a través de empresas especializadas en el tema. La ventaja de hacerlo es que estas organizaciones se dedican 100% a que su producto opere en las mejores condiciones y con un blindaje infalible para mantener la tranquilidad de usuarios, docentes y padres de familia.

Estas plataformas de terceros pueden ofrecerte certificados SSL para tu sitio web, lo que permitirá a las escuelas ofrecer tranquilidad a sus visitantes digitales mientras navegan por su sitio.

Si necesitas contratar un servicio de esta naturaleza, pon especial atención el momento más importante de la educación a distancia: las clases en línea, mismas que corren el riesgo de ser interrumpidas por piratas informáticos o simples bromistas que deseen perturbar e interrumpir el aprendizaje. Llegado este punto resulta muy importante que tanto docentes como supervisores directos de las clases cuenten con herramientas que les permitan controlar quién puede tener acceso a sus clases.

Anterior artículo Lo peor que pasó con la ciberseguridad el 2020
Posterior artículo ¿Educar sobre ciberseguridad desde la primaria?